Colocatufoto

Como pintar en lienzo (para principiantes)

Hoy analizaremos como comenzar a pintar sobre lienzo desde cero y sin ningún tipo de noción sobre el tema. Queremos comentaros que lo primero que se requiere para comenzar a pintar, son ganas. Parece algo evidente, pero no lo es tanto. El pintar sobre lienzo, al igual que en muchas (sino todas) cosas, se mejora practicando. Ni que decir que si no empezamos ya estamos perdiendo el tiempo, porque “caminante, se hace camino al andar”. Así que no te lo pienses más y si crees que este es tu hobby, adelante, no lo sabrás si no lo pruebas. Y quién sabe, a lo mejor tienes al próximo Dalí dentro.

 

Materiales para comenzar a pintar en lienzo

Lo primero que debemos saber para comenzar a pintar son los materiales necesarios para comenzar. Obviamente no todos los materiales tendrás que comprarlos de golpe. Lo fundamental es hacerte con los materiales mínimos para empezar y poco a poco, si lo crees necesario, ir haciéndote con materiales diversos que mejoren tus obras. Si por el contrario, estás completamente decidido a hacer de la pintura tu mundo y quieres comprar todo el material de golpe, excelente, pues seguramente podrás practicar con más “armas” y seguramente avanzarás más rápido que otra gente. Pero volvemos a la primera premisa: contra más practiques, mejor se te dará, ya que es tan necesario acertar, como equivocarse para avanzar (realmente se aprende más errando, igual que en la vida). Pues vamos allá, aquí os listo los materiales fundamentales:

  • Lienzo: Es obvio que para pintar en lienzo haga falta un lienzo,  ¿no?
  • Caballete: Para poder pintar con comodidad es bastante necesario un caballete donde colocar nuestro lienzo a pintar.
  • Pinceles: Aquí os sugerimos que compréis variedad de pinceles de diferentes medidas y formas.
  • Pinturas: La más utilizada es al óleo, pero también se usan acuarelas, acrílicas o carboncillos, por ejemplo.
  • Paleta de mezclas: Aquí es donde lograrás el tono deseado en cada momento para crear “tus” colores.
  • Diluyentes: Estos pueden hacer la diferencia de una obra o otra, espesando la pintura, ofreciendo satinados, consiguiendo secar la pintura más lento o rápido…
  • Espátulas: Sirven para mezclar la pintura en nuestra paleta de colores.
  • Aguarrás: Para poder limpiar los pinceles una vez hemos acabado.
  • Trapos: Para limpiar al acabar o para secar los pinceles.
  • Carboncillo: Para hacer el boceto antes de comenzar a pintar sobre el lienzo.
  • Bloc: Inicialmente podemos aprender o practicar en papeles.
  • Lápices: Si usamos los blocs de dibujo estos serian los mejores para practicar.
  • Goma: Para corregir los errores de los lápices.
  • Temperas o acrílicas: Estas pinturas son el siguiente paso después de los lápices.
  • Acuarelas: Pinturas muy utilizadas por niños, ya que son fáciles de limpiar.
  • Cinta de carrocero: Para delimitar partes que queremos evitar que se manchen de otros colores.
  • Botes: Algún tipo de recipiente para dejar los pinceles con algo de aguarrás y evitar que se seque la pintura, para diluir con agua las acuarelas… para muchas cosas.
  • Difumino: Esta herramienta sirve para difuminar el carboncillo, al igual que la goma blanda, que limpia zonas.
  • Fijador carboncillo: Este spray hará que no borremos por error nuestra obra a carboncillo una vez finalizada.
  • Lija Fina: El papel de lija nos ayudará a limpiar nuestros difunimos, a sacar punta a nuestros carboncillos y a varias tareas más.

Como veis, o he listado material que no hace falta para pintar al óleo, pero que si puede serviros para practicar o para comenzar antes de decidirse con los lienzos. Obviamente lo que tengáis o podáis adaptar para un uso parecido, no hace falta que lo compréis, como pueden ser trapos viejos, lápices o botes.

 

Iniciando nuestra andadura de pintores…

Una vez sabemos que materiales se usan básicamente, ya nos podemos poner manos a la obra. Lo más recomendable para iniciarse es coger un bloc, lapices o carboncillos y comenzar a pintar nuestro boceto en una hoja. Lo primero que hemos de hacer es elegir el tema de nuestra obra, los principales temas son:  mitología, pintura de historia, retrato, autorretrato, bodegón, vanidades, paisaje, pintura marina, escena de género, pintura religiosa o desnudo. Una vez sabemos sobre que vamos a pintar lo mejor para coger el hábito y la soltura necesaria es buscar una foto sobre lo que queremos dibujar e intentar copiarlo lo más fidedigno posible. Por ejemplo, podemos coger un frutero con frutas e intentar dibujarlo lo más exacto posible. No debemos desilusionarnos si no nos sale excesivamente parecido, recordar que estamos aprendiendo. Esta una de las mejores prácticas para avanzar. Podemos generar diferentes dibujos de un mismo modelo probando diferentes ángulos o encuadres (centrando la vista en un objeto, resaltandolo, y dejando el resto del conjunto como “acompañante” (por ejemplo, una manzana del frutero). Estas técnicas las iras mejorando con el uso.

Si hemos practicado suficiente con cuadernillos o simplemente queremos ir directamente a pintar en lienzos, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Elegiremos un tema sencillo, de momento no es recomendable los paisajes o retratos ya que os resultarán complicados.
  • Como hemos comentado con anterioridad es conveniente usar una fotografía como referencia.
  • Realiza el dibujo a carboncillo con suavidad en el lienzo, eligiendo las proporciones que deseamos en todo el espacio disponible. Esto nos ofrecerá una guía para poder pintar encima. Este dibujo realizalo a grandes rasgos, sin profundizar en el dibujo, es sólo una referencia. Si lo vas mirando con los ojos entrecerrados, te podrás hacer mejor una idea del dibujo.

  • Realiza una capa de imprimación/preparación fina para que luego no resquebraje la pintura. Esta base la puedes hacer en blanco (que ofrecerá luminosidad al cuadro, enriqueciendo los colores posteriores) o de colores (dependiendo del color elegido ofreceremos un cariz diferente, ofreciendo una imagen final cálida, fría, clara, oscura…). Esta capa realizala bien diluida y deja que seque bien antes de pintar encima. Esto lo puedes comprobar pasando ligeramente las yemas de los dedos por los trazos de pintura realizados. En esta muestra luego lo lija suavemente antes de proceder al boceto.

  • Ahora toca dar capas de colores comenzando por las sombras, las luces y las zonas grandes de color. Trabaja con capas cada vez más intensas. La pintura al óleo se realiza poniendo capa sobre capa, es decir, tendrás que poner muchas capas en algunas zonas y en otras menos. La manera de trabajar, y esto es importante, es de más diluida a más espesa. Esto quiere decir que, las primeras capas han de ser muy diluidas y esperar que vaya secando, de este modo evitaremos que la pintura posterior se agriete. Conforme pongamos capas, estás deberán ser cada vez más espesas o “grasas”, es decir lo iremos diluyendo menos.

  • Toca “acabar” nuestra obra. En esta fase usarás la pintura tal como sale del tubo (sin diluir), y una vez creado la mezcla de tono que queremos, realizaremos “retoques” sobre el lienzo, es decir, daremos pequeñas pinceladas para dejar la obra como queremos. Está muy bien alejarse para contemplarla desde lejos y hacernos una imagen más generalizada de la obra, para luego acercarnos y continuar con nuestros “retoques”.

 

Cosas a tener en cuenta durante el proceso:

  • Paciencia: quizás sea el mejor consejo de todos. La pintura se ha de gozar, si te “estresas” porque ves que tardas mucho, vas mal. Paciencia, y más al inicio, donde te encontrarás días sin inspiración o que ves que avanzas poco. Si no te diviertes en el proceso tal vez la pintura no es tu hobby. Olvídate del mundo, es tu tiempo, disfrútalo.
  • Aprende: Nadie nace sabiendo. Aunque no lo creas, todo el mundo tiene un gran artísta dentro. Encuentra los temas que más te motiven y equivocate, ya que es la mejor manera de aprender, verás como antes de lo que esperas mejorarás de una manera muy notable. Recuerda “se hace camino al andar”.
  • Detalles: Los detalles pueden hacer que tu obra pase de una obra mediocre a una obra de arte. Deja secar la pintura entre capa y capa. Usa bien los tonos. Prueba las luces y las sombras sin miedo. Y sobretodo, haz lo que te dicte tu cuerpo, rara vez la intuición nos falla.
  • Preparación: Intenta tener todo lo que vas a usar, o crees que vas a necesitar en tu área de trabajo. Te ahorrarás tener que dejar tu sesión a medias por falta de previsión previa. Como podría ser un color en concreto agotado, o la falta de un pincel en concreto.
  • Disfruta: Sí, se que lo he dicho ya, pero es que es fundamental pasártelo bien mientras pintas, tus emociones ayudan a pintar mucho al principio. Luego podrás crear cuadros de añoranza, tristeza…. pero está bien aprender con la felicidad.

Pues bien, ahora ya sólo te queda practicar e ir mejorando tu pintura día a día. No te desanimes a la primera de cambio si algo no te sale como deseas, en la constancia está el premio. Para cualquier duda, no dejes de preguntarnos y estaremos encantados de contestar vuestras dudas…

Y una vez tengáis vuestra obra acabada no dudes en poner un marco acorde a tu obra.